Pensar en positivo

Pensar en positivo

Ni Orcos de Mordor , ni mundos de Yupi, pero sí intenta pensar en positivo. En este post te enseñamos cómo.

Pensar en positivo es posible, es una actitud entrenable.

La frase cogito ergo sum, (pienso luego existo) es fantástica, aunque nosotras hubiéramos añadido, un…y procura hacerlo en positivo!! Por cierto , ¿Cómo se dirá en latín?(aceptamos traductores en comentarios)


Al tema, que según tu interpretes tu realidad tendrás una respuesta emocional u otra y esto determinará como será tu existencia.


Todos tenemos épocas de vacas flacas, bienvenidos a la vida, nos pasan a todos y a cada uno de nosotros. Sin embargo también hay diferentes formas de responder ante dicha «escasez»

Podemos  dejarnos arrastrar y bajar a saludar a los orcos del mundo de Mordor o  bien buscar cómo «resurgir» y reconducir nuestro dolor para sentirnos medianamente bien  y recuperar nuestra vida.

Tampoco buscamos aterrizar en  los mundos de Yupi. Simplemente queremos sentir que levantamos la cabeza. El tema es, ¿cómo hacerlo? si no tengo energía, si estoy sin ganas de nada, si solo siento el vacío en mi interior. Si crees que te pasa eso, ya vamos bien, porque el primer eslabón de la cadena de la libertad es reconocerlo. Verbalizar un «estoy jodid@ y esto no me gusta», ese el primer paso.

Ya sabemos que tenemos que hacer algo distinto a lo que hacíamos hasta ahora. Si seguimos haciendo lo que estamos haciendo, seguiremos consiguiendo lo que estamos consiguiendo.

A lo mejor, no te apetece hacer nada diferente, bueno lo respetamos, quizá no es el momento para tu cambio, podrás seguir leyendo cuando así lo sientas.  

Sabía que tenías ganas de salir de Mordor, por eso te explico 4 sencillas pautas :

1) Movilízate: empieza a hacer cosas, dinamizate, apúntate a clases de ganchillo, repostería, escalada, batucada,…. cualquier cosa que antes te hacía ilusión, pero ahora no. Ya lo sabemos, no tienes ganas, pero no te pedimos que lo hagas con ganas, simplemente que lo hagas. Queda con amig@s, relacionate, «los amigos curan» esta super demostrado. Además los amigos te ayudarán a buscar el pensar en positivo que a ti te cuesta tanto.

2) Recuerda que salir de la oscuridad no es una cuestión inmediata, poco a poco irá apareciendo el sol que ilumine el camino. No te desesperes si te cuesta verlo, o  si sientes que no lo vas a ver nunca. No te hagas caso, son sólo pensamientos excusas de los orcos. Son normales, van a boicotearte, porque llevas mucho tiempo con ellos y no quieren desprenderse de tu grata compañía. Esos pensamiento seguirán ahí, que vengan, que vengan,  pero no les hagas caso.

Tu ponte metas pequeñas, y repítete «tengo derecho a sentirme bien». ¿anda? pero si es tu derecho, ¿lo sabias? SIIIIIIIIII! TIENES DERECHO A INTENTAR UN CAMBIO Y SENTIRTE MEJOR.

Poco a poco, como les decimos a nuestros pacientes, con calma,» pasos pequeños para pies pequeños». Si te das cuenta que no hay forma de arrancar , siempre esta un psicólogo para ayudarte a dar estos pasos. 

3) Sal de la espiral para pensar en positivo: Deja de quejarte, de preocuparte, de rumiar, de darle vueltas, de rallarteeeee, y siéntate, coge papel y lápiz y OCÚPATE! Empieza a buscar soluciones a tus problemas. Por favor que sean problemas reales, porque si son miedos futuros, será difícil buscar soluciones, ya que aún no han pasado.

Sácale el brazo a las rumiaciones inútiles y empieza a pensar en positivo.
Sácale el brazo a las rumiaciones inútiles y empieza a pensar en positivo.

Recuerda,  la tortura de pensar cosas que aún no han pasado, a veces es incluso mas dolorosa, que lo que pasase si el problema realmente llegase. Por ello no anticipes, no hagas de adivin@ y busca soluciones a tu problema real. Márcate en la agenda un día para pensar en las posibles soluciones, pero por favor, que no sea una solución general, nada de eso. Que sea un plan de acción concreto , de la a a la z.

Si necesitas ayuda busca a una amig@, familiar, psicólog@ que no tenga de vecinos a los orcos, y te de opciones con mas color, ya sabes,  dos mentes piensan mejor.

4)Premiate durante todo el proceso. Como sabemos que la búsqueda de «la luz,» no es fácil, es importante que te vayas dando premios, los mejores, son las  cosas bonitas que te dices, pero claro, para eso tienes que creértelas. Quizá eso llegue cuando veas que empiezas a reaccionar. Hasta que llegue ese fantástico momento, llamado Autoestima,  puedes darte pequeños caprichos que te den fuerza para s volver a brillar. Sabemos que cuesta pero hemos visto a personas con muchas dificultades, porque sus problemas eran enormes y además tenían el añadido de la depresión, y ellos lo consiguieron, tu también puedes. Te lo mereces!

Artículo escrito por Marina Marta García Fuentes, psicóloga del Instituto Psicode.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat