Cuento de emociones

Cuento de emociones

CUENTO LOS TRES TESOROS DE MARTIN

El día que publiqué el cuento, fue en el quinto cumpleaños de mi hijo y ese día pasó algo sorprendente. La gente empezó a compartirlo y en unos días llegó hacerse viral, con más de 5 millones de visitas.

Con este cuento los niños aprenden estrategias de autorregulación emocional para tres emociones concretas: el enfado, la tristeza y el miedo. 

Para ello usarán tres tesoros concretos, una pluma, una maryquita y una almendra.

Mi sorpresa fue enorme, lo que menos esperaba era que lo publicasen y de la mano de Hilos de Emociones, se editó.

Decidí que el libro fuera para ayudar a todos los niños y estuviera en formato video y escrito de forma gratuita.

Si alguien decidiese comprarlo en formato papel, también ayudaría, pues es un cuento benéfico y con la recaudación colaboramos con la fundación AVA, niños con enfermedades raras.

los tres tesoros de martín colabora con al fundación ava
Organización sin ánimo de lucro que atiende a personas con trastorno neurológico

Una gran noticia es que UNESCO Perú nos solicitó autorización para usarlo en las sesiones de Habilidades Socioemocionales de su Programa Horizontes.

El cuento de los tres tesoros de Martin utilizado por el programa horizontes en la Unesco Perú
Cuento los Tres tesoros de Martin.

En Amazonas sus docentes y estudiantes pertenecen en su mayoría a la población Awajun y Wampis, ambas culturas originarias de esa región,  por lo que los docentes han propuesto una adaptación del cuento «Los tres tesoros de Martin» con elementos propios de la cultura y le han llamado » Los tres tesoros de Yampan». Con esta nueva etapa del cuento estoy muy feliz.

Pero no todo son alegrías,…. hace unas semanas empezamos a recibir emails de gente que no podía compartir el cuento, que no les dejaban. Nos pusimos a investigar y hemos visto con gran asombro y decepción que alguien lo catalogó como ofensivo y lo metieron en una especie de lista negra….y ya no se podía compartir desde la web.

No entendemos como un cuento benéfico, que ayuda a los niños a gestionar sus emociones, que da apoyo y herramientas a padres y docentes lo cataloguen como ofensivo.

En fin , cosas que pasan … lo único que podemos hacer es seguir creyendo en el cuento y en todo lo que le queda por ayudar.

Por ello hemos creado esta entrada, aquí está, para que la gente pueda tenerlo y compartirlo de nuevo si lo consideras.

Martin era un niño que vivía en un lugar mágico. Su casa se encontraba en el campo, en un lugar rodeado de montañas, de árboles y de rocas por las que subía y bajaba jugando y divirtiéndose.

Vivía con sus padres que tenían un rebaño de ovejas que a veces Martin cuidaba. Las ovejas estaban siempre cerca de la casa, en un corralito que el padre de Martin había construido. 

Martin, el niño pastor, como le llamaban algunas veces sus amigos,  vivía feliz con sus padres.

Sin embargo, algunas veces  le entraba malhumor porque tenía que recoger su habitación.  Se molestaba con sus papás y no quería recoger.

Los tres tesoros de Martin,  enfado del protagonista porque tiene que recoger sus juguetes.
ilustración de Carlos Martínez

Las ovejitas, que eran amigas de Martin, olían el malhumor de pastorcito y ellas se ponían tristes porque no les gustaba que su amigo se enfadara.

Una mañana, cuando las ovejitas salieron a pastar se lo contaron a sus amigos los enanitos de las montañas, y ellos se pusieron a pensar cómo le podían ayudar. 

A la mañana siguiente cuando pastorcito despertó, una pluma en su mesilla encontró. 

Al lado de la pluma había una notita que decía: “cuando tu calma se vaya sopla la pluma con ganas”.

soplar pluma un recurso para disminuir el enfado, en el cuento los tres tesoro de Martin
Ilustración de Carlos Martínez

Martin cogió la pluma mirándola como si fuera un gran tesoro,  y en su bolsita la guardó para no perderla.

Aquella mañana, las ovejitas y Martin pasaron una mañana fantástica. Mientras ellas pastaban, Martin disfrutaba de aquellas inmensas montañas. 

Cuando llegó a casa se puso a jugar con sus trenes de madera. Antes de cenar, su mamá le dijo que los tenía que guardar. El pastorcito no quería y vio cómo su enfado aparecía.

De repente Martin se acordó de la pluma que le habían regalado los enanitos, la cogió y pensó :“cuando tu calma se vaya, sopla la pluma con ganas»

Antes de enfadarse por no querer recoger, cogió aire por la nariz y lo soltó por la boca soplando la pluma con ganas.

Entonces, Martin comenzó a observar cómo se movía…empezó a hacerlo una y otra vez… lo volvió hacer, cogió aire y sopló la pluma, despacito,  así hasta cinco veces.

El pastorcito pudo comprobar muy pronto cómo su calma apareció, y su enfado se desvaneció. 

Entonces se puso a recoger los trenes cantando la canción: “A guardar, a guardar cada cosa …” y las ovejitas se pusieron muy contentas porque los enanitos ayudaron a Martin a calmar el enfado con aquella pluma que era como un tesoro.

En ese momento, las ovejitas se dieron cuenta de lo importante que era la pluma, hablaron entre ellas, y pensaron que podrían pedirle a los enanitos otra cosa muy importante para Martin.

ovejitas del bosque ayudando a los enanitos, en el cuento los tres tesoros de Martin
Ilustración de Carlos Martínez

Cuando todas estuvieron de acuerdo, una de ellas habló y le pidió  a los enanitos que le obsequiaran con algo para quitar las penas.  

Les pidieron esto porque a veces olían a Martin un poco triste, más callado, pensativo y sin ganas de jugar

Su corazón algunas veces se ponía a llorar, porque alguna pena tenía y no la sabía sacar. 

Entonces los enanitos de las montañas se pusieron a pensar cómo le podían ayudar.

A la mañana siguiente, el pastorcito encontró una piedrecita con forma de mariquita, que tenía una nota que ponía: “cuéntale las penas a Mary Quitapenas”. 

El Segundo tesoro del cuento de los tres tesoros de Martin, la Mary quitapones, ayuda a sacar la tristeza fuera.
Ilustración de Carlos Martínez

¡Vaya! ¡Eso era otro gran tesoro! Pastorcito asombrado por el gran regalo, empezó a contarle  a Mary Quitapenas  al oído, todo lo que tenía en su corazón y que lo ponía un poco triste. 

Poco a poco, mientras se lo contaba, notaba como su corazón dejaba de llorar y podía sentir más ganas de jugar. Estaba más contento al sacar la tristeza fuera. 

Esto era muy importante porque luego se las podía también contar a sus papás y todavía se sentiría muchísimo mejor, porque ellos le podrían ayudar.

Las ovejitas estaban muy muy felices por todo lo que los enanitos estaban haciendo, y entonces pensaron que les iban a pedir un último favor.

 “Queremos que ayudéis a pastorcito a abrazar el miedo cuando está solito en su habitación y aprenda que no pasará nada malo por estar sin sus papás”.

Cuando las ovejitas se lo contaron a sus amigos los enanitos de las montañas, ellos se pusieron a pensar cómo le podían ayudar. Ese sería otro gran tesoro que le dejarían a Martin.

Enanito señalando la almendra. El tercer tesoro del cuento de los tres tesoros de Martin.
Ilustración de Carlos Martínez

Cuando llegó la noche, los enanitos dejaron una almendra dorada y una nota que ponía:  “Cuando el miedo se acerque, agarra la almendra fuerte”. 

Esa misma noche Martin la agarró y apretándola, dormido solito en su cuarto se quedó.

Las ovejitas estaban muy felices y les dijeron a los enanitos que ayudasen a más niños como habían ayudado a Martin a manejar sus enfados, sus penas y sus miedos. Y los enanitos se pusieron a pensar en cómo podían ayudar. 

Y…¿sabéis lo que hicieron? Los enanitos nos escribieron este lindo cuento para aprender a ser valientes, saber calmarnos y expresar nuestros sentimientos.

Y colorín colorado…este cuento se ha acabado y tres grandes tesoros tú también puedes crear, para soplar tu enfado, quitar tus penas y abrazar tus miedos.

Cuento de emociones, los tres tesoros de martín.
Cuento en papel Los tres tesoros de Martin

Escrito por Marina Marta García Fuentes, psicóloga del Instituto Psicode y autora del cuento.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Debido a la situación excepcional de alarma quedan aplazados los envios. Si deseas resevar tu ejemplar, puedes realizar el pago y guardaremos con mucho cariño tu cuento para enviártelo una vez se normalice la situación. Os recordamos que hay unidades limitadas, no te quedes sin tu cuento. Para continuar con el pago dale al siguiente enlace.

Abrir chat