Los tres tesoros de Martin, el cuento terapeútico para enseñar a los niños a manejar el enfado, la tristeza y el miedo.

por Instituto Psicode

 

LOS TRES TESOROS DE MARTIN

“Os dejo este cuento que le he escrito a mi hijo, como regalo de su quinto cumpleaños.En el cuento he intentado darle estrategias de autorregulación emocional para tres situaciones concretas:  el enfado, la tristeza y el miedo. Espero que os guste y os ayude con vuestros chiquitines.  En Psicode también tenemos la plumita, la almendra y a Maryquitapenas dispuestas ayudar a los más peques” Marina García Fuentes.

 


     

   Martin era un niño que vivía en un lugar mágico. Su casa se encontraba en el campo, en un lugar rodeado de montañas, de árboles y de rocas por las que subía y bajaba jugando y divirtiéndose.

Vivía con sus padres que tenían un rebaño de ovejas que a veces Martin cuidaba. Las ovejas estaban siempre cerca de la casa, en un corralito que el padre de Martin había construido.

Martin, el niño pastor, como le llamaban algunas veces sus amigos,  vivía feliz con sus padres.

Sin embargo, algunas veces  le entraba malhumor porque tenía que recoger su habitación.  Se molestaba con sus papás y no quería recoger.

Las ovejitas, que eran amigas de Martin, olían el malhumor de pastorcito y ellas se ponían tristes porque no les gustaba que su amigo se enfadara.

Una mañana, cuando las ovejitas salieron a pastar se lo contaron a sus amigos los enanitos de las montañas, y ellos se pusieron a pensar cómo le podían ayudar. 

A la mañana siguiente cuando pastorcito despertó, una pluma en su mesilla encontró.

Al lado de la pluma había una notita que decía: “cuando tu calma se vaya sopla la pluma con ganas”.

Martin cogió la pluma mirándola como si fuera un gran tesoro,  y en su bolsita la guardó para no perderla.

Aquella mañana, las ovejitas y Martin pasaron una mañana fantástica. Mientras ellas pastaban, Martin disfrutaba de aquellas inmensas montañas.

Cuando llegó a casa se puso a jugar con sus trenes de madera. Antes de cenar, su mamá le dijo que los tenía que guardar. El pastorcito no quería y vio cómo su enfado aparecía.

De repente Martin se acordó de la pluma que le habían regalado los enanitos, la cogió y pensó :“cuando tu calma se vaya, sopla la pluma con ganas”

Antes de enfadarse por no querer recoger, cogió aire por la nariz y lo soltó por la boca soplando la pluma con ganas.

Entonces, Martin comenzó a observar cómo se movía…empezó a hacerlo una y otra vez… lo volvió hacer, cogió aire y sopló la pluma, despacito,  así hasta cinco veces.

El pastorcito pudo comprobar muy pronto cómo su calma apareció, y su enfado se desvaneció.

Entonces se puso a recoger los trenes cantando la canción: “A guardar, a guardar cada cosa …” y las ovejitas se pusieron muy contentas porque los enanitos ayudaron a Martin a calmar el enfado con aquella pluma que era como un tesoro.

En ese momento, las ovejitas se dieron cuenta de lo importante que era la pluma, hablaron entre ellas, y pensaron que podrían pedirle a los enanitos otra cosa muy importante para Martin.

Cuando todas estuvieron de acuerdo, una de ellas habló y le pidió  a los enanitos que le obsequiaran con algo para quitar las penas.  

Les pidieron esto porque a veces olían a Martin un poco triste, más callado, pensativo y sin ganas de jugar.

Su corazón algunas veces se ponía a llorar, porque alguna pena tenía y no la sabía sacar. 

Entonces los enanitos de las montañas se pusieron a pensar cómo le podían ayudar.

A la mañana siguiente, el pastorcito encontró una piedrecita con forma de mariquita, que tenía una nota que ponía: “cuéntale las penas a Mary Quitapenas”. 

¡Vaya! ¡Eso era otro gran tesoro! Pastorcito asombrado por el gran regalo, empezó a contarle  a Mary Quitapenas  al oído, todo lo que tenía en su corazón y que lo ponía un poco triste.

Poco a poco, mientras se lo contaba, notaba como su corazón dejaba de llorar y podía sentir más ganas de jugar. Estaba más contento al sacar la tristeza fuera.

Esto era muy importante porque luego se las podía también contar a sus papás y todavía se sentiría muchísimo mejor, porque ellos le podrían ayudar.

Las ovejitas estaban muy muy felices por todo lo que los enanitos estaban haciendo, y entonces pensaron que les iban a pedir un último favor.

 “Queremos que ayudéis a pastorcito a abrazar el miedo cuando está solito en su habitación y aprenda que no pasará nada malo por estar sin sus papás”.

Cuando las ovejitas se lo contaron a sus amigos los enanitos de las montañas, ellos se pusieron a pensar cómo le podían ayudar. Ese sería otro gran tesoro que le dejarían a Martin.

Cuando llegó la noche, los enanitos dejaron una almendra dorada y una nota que ponía:  “Cuando el miedo se acerque, agarra la almendra fuerte”. 

Esa misma noche Martin la agarró y apretándola, dormido solito en su cuarto se quedó.

Las ovejitas estaban muy felices y les dijeron a los enanitos que ayudasen a más niños como habían ayudado a Martin a manejar sus enfados, sus penas y sus miedos. Y los enanitos se pusieron a pensar en cómo podían ayudar. 

Y…¿sabéis lo que hicieron? Los enanitos nos escribieron este lindo cuento para aprender a ser valientes, saber calmarnos y expresar nuestros sentimientos.

Y colorín colorado…este cuento se ha acabado y tres grandes tesoros tú también puedes crear, para soplar tu enfado, quitar tus penas y abrazar tus miedos.

“La pluma, Maryquitapenas y la almendra dorada”

 


¡GRACIAS!
El cuento sigue creciendo con vuestro ánimo!

Tras casi cuatro millones de lectores, por fin lo tenemos en papel, para que todos los niños grandes y chicos puedan disfrutarlo.
El final del cuento incluye 
material psicopedagógico para ayudar a las familias, profesores y psicólogos para trabajar el manejo de las emociones en la infancia. 

COMPRAR – LOS TRES TESOROS DE MARTIN 

Los tres tesoros de Martin en facebook

CONTACTO – lostrestesorosdemartin@gmail.com

 


 

Una parte de los beneficios  de la venta del del libro irá destinado a la Fundación Luchadores AVA, una organización sin ánimo de lucro que atiende a personas con trastornos neurológicos  y a sus familiares.

388 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PSICODE - Instituto de Psicologia y Desarrollo PersonalSe encuentra habilitado como Centro Sanitario por la comunidad de Madrid con el número de registro sanitario CS13418