Después de una infidelidad, ¿ puedo volver a confiar en ti?

por Instituto Psicode

¿Puedo confiar en ti?

“Si quieres una mano que te ayude, la encontrarás- con seguridad- al final de tu propio abrazo”

Son muchas las personas que acuden a terapia tras descubrir una infidelidad por parte de su pareja. Sin embargo, sabemos ¿cuál es el momento adecuado para pedir ayuda?

Cuando se descubre una infidelidad, en primer lugar viene la bronca, los ataques de ira, los gritos y la demanda de explicaciones compulsiva. En este momento es importante que no se tomen decisiones apresuradas puesto que muchos valores se ven ensombrecidos.

Los primeros días tras conocer una infidelidad son claves para el desarrollo de la pareja. La infidelidad hace tambalear valores importantes de la relación y por lo tanto las habilidades de afrontamiento que se pongan en marcha en este momento determinarán, en gran medida la velocidad de recuperación.

Actuar en el primer momento es clave

Es habitual encontrar en terapia  a parejas que han intentado resolver esta situación por sus propios medios. Cuando se repite la infidelidad es cuando uno de los pilares fundamentales de la relación se desequilibra y dificulta la reconstrucción de la pareja.

En la sociedad actual, acostumbramos a calcular de costes y beneficios antes de tomar una decisión, en el caso de una infidelidad se hace difícil apostar por mantener una situación de pareja.  La mejora parece inviable por el dolor causado.

Muchas parejas que acuden al Instituto Psicode  han intentado embarcarse en  solucionarlo ellos mismos sin pedir ayuda, creyendo que el perdón de la infidelidad actuará como una goma de borrar: “borrón y cuenta nueva”.

Sin embargo, la infidelidad es difícil de borrar para cualquiera de los componentes de la pareja puesto que un componente central de la relación se cuestiona, la confianza.

La confianza se pierde y es difícil de recuperarla sin ayuda

La confianza juega un papel central en las relaciones de pareja, siendo el cemento que mantiene unidos a sus miembros.

Una buena confianza permite tolerar las diferencias y discrepancias. Es el principal colaborador del amor y ayuda a mantener unida a la pareja y a poder actuar en el presente anticipando un futuro a la vez esperable y esperado.

Para que se entienda mejor,  todos tenemos esquemas mentales que hemos ido creando a medida que vamos creciendo y que están constituidos principalmente por valores. Estos esquemas mentales dan sentido al concepto que tenemos de nosotros mismos y de nuestra vida.

Imaginad que estos esquemas mentales son el mapa de una ciudad, en ese mapa personal conocemos todos los entresijos, callejones y rincones más ocultos. Sabemos movernos sin problema porque lo hemos ido construyendo nosotros mismos, nos sentimos seguros. Un día alguien coloca un semáforo en nuestro mapa y esto hace que la seguridad que sentíamos desaparezca puesto que debemos adaptarnos a ese cambio que puede estar alterando nuestros valores. Nos sentimos inseguros y desconfiados puesto que nuestro autoconcepto se ve alterado.

El semáforo que aparece en el ejemplo anterior sería un elemento que hace tambalear nuestra seguridad y confianza, en este caso el cambio sería la infidelidad.

La mentira y la traición nos cambian como personas

Existen dos elementos principales que tienen la fuerza necesaria para deteriorar este eje vertebral de la relación amorosa  o nuestro mapa de pareja:   la mentira y la traición.

Estos dos elementos hacen que la confianza se tambalee y que no nos permitan regresar al punto de partida de la relación. La mentira y la infidelidad  modifican nuestra trayectoria, nuestra forma de ser en el mundo y nuestro código personal.

¿Se puede recuperar la confianza en la pareja?

La confianza se gana y se pierde, es cuestión de tiempo y de trabajo recuperarla.

Cuando iniciamos una relación de pareja no partimos de un nivel óptimo de confianza, sino que la comunicación con la otra persona a lo largo del tiempo hace que esa confianza se vaya optimizando.

Sí  se puede recuperar la confianza. Para ello se necesita la colaboración de los dos miembros de la pareja.

Una de las razones por las que resulta difícil recuperar la confianza en la pareja, es porque se deposita en el infiel todo el peso de la mejora. De esta manera, aquel que sufre la infidelidad, siente de alguna manera que no tiene el control de la situación y esto crea en él/ella una emoción de indefensión que dificultará la recuperación de la confianza.

Cuando se responsabiliza al infiel únicamente de la mejora de la situación, es imposible recuperar la pareja y es por ello importante pedir ayuda para poder trabajar conjuntamente.

Pero ¿por qué con lo dolido que estoy,  tengo que cambiar yo?

La confianza es una emoción y nuestras emociones nacen de los pensamientos y las interpretaciones que hacemos sobre las situaciones o conductas de otras personas. Es por esta razón que aquél que sufre una infidelidad tendrá que aprender a manejar  los pensamientos que le mantienen el malestar y le impiden avanzar en la construcción de la confianza. Sintiéndose parte activa de la mejora.

Por su parte, aquel que fue infiel tendrá que hacerse cargo de sus conductas o comportamientos para facilitar el esfuerzo que su pareja está haciendo a favor de la relación y evitar el mantenimiento de mentiras o conductas incompatibles con el compromiso de la relación.

El trabajo en pareja (y no individual) será la llave para abrir la puerta de nuevo a la confianza.

La comunicación es la clave

La comunicación es el principal motor para la creación y recuperación de la confianza.

Sin embargo, cuando una pareja se decide a hablar de una infidelidad no se comunica de manera adecuada.  Uno de los dos utilizará la comunicación para cerciorarse del fin de la mentira y el otro componente de la pareja evitará la comunicación para intentar cualquier tipo de interrogatorio o reproche de su pareja.

Esta situación puede crear un círculo vicioso negativo de comunicación  que aumenta las dudas de uno y el agobio por parte del otro, alejando así a los dos componentes de la pareja.

En estos casos, es probable, que la infidelidad se siga manteniendo provocando una mayor desconfianza en la pareja y complicando la posibilidad de mantener la relación en el futuro.

Pedir ayuda a la primera

La desconfianza y el dolor son dos elementos que trabajamos en las sesiones de terapia, pero cuantas más infidelidades se pasen más difícil será la reconstrucción.  Lo aconsejable es que pidáis ayudada en cuanto se conozca la primera infidelidad.

En el Instituto de Psicología Psicode ayudamos a las parejas a:

 

  • Recuperar la confianza, manejando las dudas y la incertidumbre
  • Afrontar la despedida de la infidelidad: saber que será la última vez
  • Mejorar la comunicación, rompiendo el círculo vicioso negativo en el que entran
  • Mejorar la empatía en la pareja: sentir que el otro me comprende
  • Recuperar las expectativas de pareja y la ilusión por la relación
  • Mejorar la sexualidad
  • Y sobre todo, dotaros de habilidades para manejar problemas futuros y que el vínculo que les une sea más fuerte.

Si estáis pasando por una situación así, en la que ha habido una o varias infidelidades no dudéis en pedirnos ayuda.

La mayoría de las parejas que acuden a nuestra consulta son capaces de perdonar, de recuperar la confianza y  de volver a recuperar la chispa en la relación.

No lo dudéis.

Nuestro teléfono de petición de citas es el 910000209 o el email clinica@institutopsicode.com

Os ayudaremos.

Escrito por Marta Juliana Garrido de Frutos, psicóloga del Instituto Psicode

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PSICODE - Instituto de Psicologia y Desarrollo PersonalSe encuentra habilitado como Centro Sanitario por la comunidad de Madrid con el número de registro sanitario CS13418